Hoy no es así y en muchos casos solo los abuelos paternos o maternos están de manera permanente en la vida del niño. Pero si antes eran un apoyo más en la familia, ahora son los canguros imprescindibles sin los cuales los papás seguramente no podrían adaptar su vida laboral al nacimiento del bebé.

¿Qué papeles beneficiosos pueden jugar los abuelos en la educación del niño?

Evidentemente, los abuelos aportan experiencia y valores muy positivos a los niños, así que es bueno que pasen tiempo con sus nietos, algo que influirá en ellos y les ayudará en el proceso de aprendizaje. Estos son los principales beneficios que aportan a los niños:

  • Completar la educación de los padres: Los padres son los máximos responsables de la educación en valores de sus hijos, pero los abuelos pueden ser un fantástico apoyo en este terreno.
  • Raíces: Los abuelos están ahí como un recordatorio de las raíces del niño: Hacen que desarrolle un sentimiento de pertenencia a una familia más allá de los padres y también les transmiten tradiciones y cultura.
  • Tiempo y paciencia: Los abuelos, normalmente, no llevan el ritmo de vida tan ajetreado que llevan los padres y pueden aportar mucha más paciencia a los niños. En muchos casos, los niños pasan mucho más tiempo con los abuelos que con los padres y un tiempo de gran valor, ya que se encargan de llevarlos al parque, a actividades o de jugar con ellos en casa.

¿Qué actitudes negativas habría que tratar de evitar?

Aunque la influencia de los abuelos puede ser muy positiva para los nietos, también es posible caer en algunos hábitos que podrían resultar negativos. A continuación os explicamos todo lo que deben evitar los abuelos mientras comparten el tiempo con los niños:

  • Sobreprotección: Algunos abuelos pueden mostrarse sobreprotectores con los nietos, incluso si no fueron así con sus hijos. Con el paso del tiempo muchas personas comienzan a reaccionar ante los cambios en la sociedad con cierto temor y  ante estos miedos sobreprotegen a los niños.
  • No respetar el papel de los padres: Los abuelos deben de tener claro que su tarea es complementaria a la de los padres. Si a ellos no les gusta, por ejemplo, que el niño coma dulces, los abuelos no deben de dárselos a escondidas porque podrían estar perjudicando al niño, pero sobre todo, estarían traicionando la confianza de los padres. El ejemplo de los dulces es muy habitual y normalmente no tiene una gran importancia, pero ocurre con otros aspectos de la educación que sí tienen más relevancia.
  • Abuso por parte de los padres: No todas las actitudes negativas tienen que ver con el comportamiento de los abuelos, por supuesto. Los padres también pueden actuar de manera negativa abusando de los abuelos.

Hay veces en las que es necesario acudir a ellos para que cuiden a los niños, pero si se ve que los abuelos pueden estar saturados o que se les está exigiendo demasiado, hay que valorar el combinar el cuidado de los abuelos con el acudir a las guarderías cuando hay alguna a mano y se puede permitir el pagarse, aunque sean pocas horas.

Si no hay posibilidades de una guardería, se puede contratar a una persona que vaya a casa de los abuelos unas cuantas horas a la semana para ayudarlos con las tareas de casa y que de este modo, no se sobrecarguen tanto con el trabajo.