De manera que si quieres un jardín que se destaque en primavera, debes considerar incorporar las flores en tu cultivo. Así que realizamos una selección de las principales especies florales que puedes sembrar para adornar tus espacios cotidianos.

Rosas

De la gama de flores existente en la naturaleza, la rosa se convirtió en una de las más buscadas, debido a su imponente hermosura y facilidad de cultivo. Se trata de flores con mucha practicidad, ya que se adaptan a diversos climas, espacios, y pueden ser sembradas bajo distintas modalidades. Así, encontramos una inmensa gama de colores y tamaños, acompañadas por un olor característico, presente en un importante grupo de cosméticos y otros productos.

Rosas en tu jardín

Claveles

Los claveles son plantas muy vistosas, empleadas también como elementos decorativos de diversos colores. A diferencia de las rosas, no tienen espinas y se emplean también en la fabricación de ramos, porque tienen un tiempo de vida importante luego de ser cortados. Igualmente, destaca su alta capacidad de adaptación y florecimiento durante casi todo el año.

Flor del clavel

Tulipanes

Se trata de flores bulbosas que se caracterizan por tener una gran riqueza genética, encontrando un amplio número de pequeñas especies de esta familia. Su cultivo se adapta a varias temperaturas, con distintos colores y utilidades en el ámbito decorativo, por lo que es muy solicitada a nivel comercial.

Tulipanes de diferentes colores

Margaritas

Las margaritas son una de las flores más clásicas, pertenecientes a la familia de las angiospermas. Se caracterizan por tener un núcleo, cuyo alrededor está formado por pequeños pétalos delgados y alargados que completan el círculo. Esta planta posee una gran diversidad de especies, cuya diferenciación principal se concentra en los rasgos físicos, según el color, tipo de hojas, etc. Es una opción idónea para tu jardín, porque se desarrolla en climas fríos y calurosos.

Margaritas

Orquídeas

Estas flores son un poco más exóticas, y se diferencian notoriamente de las anteriores por su particular estructura orgánica. Tiene una variedad importante de colores, y puede cultivarse en espacios cerrados y abiertos. La orquídea es una especie muy peculiar, porque interactúa directamente con los agentes polinizadores y algunos hongos benignos para la planta. Para cada tipo de flor, existen formas básicas de cultivo, así que una vez escogida la especie a sembrar, debes asesorarte con un jardinero para llevar a cabo las tareas de su desarrollo, así tendrás un jardín muy colorido.

Decorar con orquídeas