Cuando vamos de paseo a un lugar nuevo, todo nos causa emoción y curiosidad. Ahora imaginemos como pueden ser los primeros momentos en la vida de un bebé al salir del vientre materno. El recién nacido todavía no comprende muchas cosas y los sonidos, luces y movimientos podrían serle desconcertantes e incluso molestos en lo que se acostumbra a estos cambios bruscos. Estos cambios originan un poco de irritabilidad por parte del bebé resultando en muchos momentos de llanto descontrolados. Sus movimientos incluso podrían carecer de coordinación al haber estado durante tanto tiempo en un lugar tan pequeño.

Lentamente el bebé se ira adaptando a su nuevo ambiente y es deber de los padres el hacerles esa transición un poco mas relajante. Durante la primera semana podrás notar que su respiración es un poco pesada y ruidosa, sus conductos nasales son todavía muy pequeños y es probable que incluso una pequeña pelusa las obstruya, no es peligroso pero si esto continúa por mucho tiempo lo más recomendable es ir al pediatra.

Durante las primeras semanas y mas si eres madre primeriza te preguntaras sobre la adecuada alimentación de tu bebé. La lactancia es una de las etapas mas importantes del recién nacido y es muy vital que siempre optes por la leche materna antes que cualquier formula, por muy vitaminada o especial que quieran venderla, nada se iguala a la leche natural. Lo normal es que un recién nacido tome leche por lo menos unas 8 veces al día. Lo mas normal es que luego de comer se ponga un poco inquieto, los gases suelen ser la mayor causa de esta inquietud así que lo mas recomendable es que se le den unas palmaditas en la espalda para ayudarle a sentirse mejor.

A la segunda semana comenzaran sus impulsos naturales por agarrar cosas, chupar y buscar tu pecho cuando tenga hambre. Sus ojos probablemente todavía se estén acostumbrando a la luz así que no los podrá mantener abiertos por mucho tiempo pero lentamente ira tomando el ritmo. Durante las primeras semanas puedes detectar si tu bebé padece de cólico, esto es cuando llora por más de tres horas al día por más de tres días a la semana. Si bien el llanto de un recién nacido es normal, si es así de constante y prolongado puede ser algo mas y deberás acudir a tu doctor mas cercano.